PAL.MAR-1.jpg

SENDERISMO

La selva tiene su propia magia y es hermoso contemplarla con sus grandes árboles, lianas y variedad de flora; con un poco de suerte puedes ver algunos habitantes salvajes.

 

Hay distintas caminatas en el área que puedes explorar solo o acompañado de un guía. Se puede caminar fácilmente a Sayulita desde el hotel o tomar una ruta más larga por la jungla, con sus increíbles vistas de la selva y el mar desde lo alto del Cerro del Mono.

shutterstock_501922150.jpg

MONTAR A CABALLO

Descubre la playa y la selva en caballo, conéctate con la naturaleza y contempla la magia del atardecer.

 

Ofrecemos distintas opciones de cabalgatas, ya sea en la playa de San Pancho desde el hotel, o por un caminos en la selva hacia playas vírgenes. 

shutterstock_64499608.jpg

BICICLETA DE MONTAÑA

Desde caminos sencillos o tours más aventureros, puedes hacer todo lo que tu corazón de bici montaña desea. 

 

Hay algunos caminos entre San Pancho y Sayulita, a la Playa del Barro o más arriba hacia las montañas. Puedes rentar una bici o reservar un tour para descubrir la jungla en ruedas.

shutterstock_540820594.jpg

PABELLÓN

Un plan divertido para toda la familia. Disfruta la selva desde las alturas. Cerca de Sayulita puedes experimentar el canopy de 2km entre los árboles, con líneas y puentes suspendidos. 

 

Un rush de adrenalina y diversión garantizado para quienes quieran llevarlo al siguiente nivel.

Birds (1 von 1).jpg

OBSERVACION DE AVES

Riviera Nayarit está localizada en la ruta migratoria de cientos de aves, y es el lugar perfecto para observar y reconocer muchas especies. La existencia de la variedad de hábitats como son la playa, el estero, manglares, lagunas y ríos, y las variedades de vegetación, hacen posible el mejor escenario para el encuentro con las aves. 

 

Recomendado para quienes disfrutan de ver aves y pájaros en la libertad de su medio ambiente. 

Jungle (4 von 1).jpg

JARDÍN BOTÁNICO

Puedes reservar un tour guiado al Jardín Botánico que está cerca de San Pancho o descubrir el que está a 45 minutos al sur de Puerto Vallarta.

 

Es perfecto para amantes de la naturaleza que quieran conocer la diversidad en la flora selvática, observando orquídeas, mariposas, insectos y otras plantas. 

El santuario de cocodrilos también es una gran experiencia, especialmente para los que quieran sacar a luz el explorador interno.